MEJORAS ACÚSTICAS EN CAN BUTJOSA

DEMANDA. Mejora de las prestaciones acústicas y adecuación a la normativa de actividades deportivas de las pistas de Can Butjosa mediante la construcción de una pantalla acústica.

PROPOSTA. La solicitación con posterioridad de mejora de las prestaciones acústicas del equipamiento deportivo de Can Butjosa originó una reflexión del encaje urbano entra la nueva pantalla acústica requerida, el equipamiento existente i el entorno, a fin de dar una respuesta material y geométrica idónea al emplazamiento, tanto a nivel funcional como de lenguaje formal.

La cubrición era una construcción a cuatro vientos, con voluntad de apertura al entorno próximo, hecho que aconsejó no usar las pantallas normalizadas disponibles en el mercado, obligando a innovar en materiales y soluciones constructivas con el doble objetivo de garantizar los adecuados niveles de aislamiento y absorción acústica del paramento, y a la vez, integrarlo en la naturaleza del edificio existente para formar un conjunto unitario y coherente.

El proyecto de mejora se dividió en tres trabajos básicos:
– Un muro de hormigón armado, ladrillo huevo y policarbonato en el frontal noroeste de la pista formando un paramento vertical absorbente y aislante sonoro. La cerámica y lana de roca interior actúan como absorbentes acústicos, unidos a la gran inercia otorgada por la hoja interior de hormigón. Un paramento superior de policarbonato y perfileria metálica impide la transmisión directa del sonido hacia el tejido residencial adyacente en las cotas más altas, con menor requerimiento de aislamiento.
– Un paramento vidriado sobre montantes verticales en el límite noreste de la escuela que minimiza el impacto sonoro directo hacia las actividades escolares, pese a respetar la visión directa entre el patio y las pistas.
– Un falso techo discontinuo de placas fonoabsorbentes que amortigüe la reverberación interior de la pista e impida a vez la reflexión de las ondas sonoras hacia el exterior.

Las actuaciones han permitido hacer compatibles las actividades educativas y deportivas con el confort acústico requerido en un tejido residencial de baja densidad como el barrio de Can Butjosa.