EL INVITADO (IN)ESPERADO

DEMANDA. Instalación en Temps de Flors 56ª en el patio de la Casa Boadas Formiga, en el Barrio Viejo de Girona, incorporando el tema de las flores y tomando la arquitectura como escenario.

PROPUESTA. Es tiempo de flores, y cómo si de una vieja reivindicación se tratara, el patio ha dejado de ensimismarse para abrirse hacia el territorio en un ejercicio introspectivo. El pozo, centro neurálgico en tiempos pasados de la casa, resta ahora tan sólo como un vestigio de una época que lo supo significar. Ahora pero, cansado de la indiferencia con que se lo observa a diario en las escaladas hacia los balcones superiores, ha decidido invitar a su lado un pedacito de arbolado del paisaje que allá riegan también sus aguas profundas y corrientes, pero apenas entrevistas para quien se aboca. Olores y colores que de él emergen. Hasta que, inesperadamente, un árbol estalla en medio de esta cantera urbana.

Agradecimientos a Vivers Casa Paraire